Voluntarios que rescataron a migrantes son absueltos de cargos criminales en Grecia

Cinco voluntarios de grupos de ayuda europeos que trabajaron en Grecia en el punto álgido de la crisis de los inmigrantes fueron absueltos el lunes por un tribunal griego en la isla egea de Lesbos de los cargos de entrada ilegal de inmigrantes en el país.

El caso ha sido seguido de cerca por grupos de socorro y rescate de migrantes, especialmente en Dinamarca y España, de donde proceden los voluntarios, porque sus abogados defensores y simpatizantes dijeron que se trataba de un intento de criminalizar la acción humanitaria.

La cuestión ha adquirido una gran importancia en toda Europa y especialmente en el Mediterráneo, ya que la crisis de los inmigrantes ha continuado, aunque a un nivel más bajo que cuando los acusados en Grecia se ofrecieron voluntarios hace dos años. Las divisiones políticas alimentadas por la migración han dejado la línea divisoria entre la intervención humanitaria y la interacción delictiva cada vez más traicionera para las organizaciones no gubernamentales u ONG en muchos países.

“Esta es una fuerte señal para otras ONG y sólo para las personas que trabajan por la humanidad”, dijo uno de los acusados daneses, Salam Aldeen, fundador de Team Humanity, hablando por teléfono después del veredicto. “Salvar vidas no es un crimen, rescatar gente no es un crimen.”

El Sr. Aldeen dijo que ahora estaba ansioso por regresar a su país después de casi dos años en Grecia, y que sus condiciones previas al juicio incluían la prohibición de salir del país. Continuó trabajando como salvador durante ese tiempo, dijo.

“Lo perdí todo, pero no perdí mi humanidad”, dijo.

Junto con el Sr. Aldeen y otro danés, Mohammed el-Abassi, que también trabajaba para Team Humanity, tres bomberos españoles que se ofrecieron como voluntarios para el grupo español Proem-Aid enfrentaron hasta 15 años de prisión.

Los cinco fueron arrestados el 14 de enero de 2016, apenas unas horas después de rescatar con éxito a 51 migrantes, según el Sr. Aldeen, propietario del barco en el que trabajaban los cinco.

Poco después de su operación, los hombres dijeron que habían alertado a las autoridades griegas sobre otro barco de inmigrantes en problemas, sin acercarse a él. Fueron arrestados poco después. “Ni siquiera vimos el barco”, había afirmado el Sr. Aldeen.

La acusación fue condenada por algunos funcionarios y grupos de ayuda y defensa españoles, entre ellos Amnistía Internacional, mientras Team Humanity y Proem-Aid intentaban sensibilizar a la opinión pública sobre el caso.

“¿Desde cuándo es un crimen salvar vidas?” preguntó el sitio web de Team Humanity.

El mes pasado, los tres bomberos españoles -Manuel Blanco, José Enrique Rodríguez y Julio Latorre- celebraron una rueda de prensa junto al ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y los voluntarios recibieron el apoyo de los políticos, especialmente en Andalucía, su región natal.

Antes del veredicto, Cristina Morata, funcionaria del Ayuntamiento de Sevilla, capital de Andalucía, dijo que esperaba que el “sentido común” prevalezca después de que los hombres hayan esperado dos años a que se dicte sentencia.

Una delegación de políticos andaluces viajó a Lesbos para mostrar su apoyo a los acusados. Verónica Pérez, una política socialista que se unió a la delegación, dijo: “La ayuda humanitaria nunca debe ser condenada o sentenciada, sino todo lo contrario: Debería ser valorado.”

En Dinamarca, Team Humanity había recaudado dinero para ayudar a cubrir los honorarios legales del Sr. Aldeen, acusando al gobierno griego de tratarlo como a un criminal por tratar de ayudar a los refugiados.

El Sr. Aldeen ha sido recibido con gran simpatía en Dinamarca. Sin embargo, otros daneses bien intencionados también se han enfrentado a un peligro legal. Después de la crisis de refugiados de 2015, cientos de daneses fueron condenados por tráfico de seres humanos por ofrecer a los solicitantes de asilo una comida o un viaje desde ciudades cercanas a la frontera alemana hasta estaciones de tren y puertos con conexiones con Suecia.

El Sr. Aldeen, hijo de padre iraquí y madre moldava, es un antiguo solicitante de asilo que abandonó Moldova a la edad de 9 años y creció en Dinamarca. Dijo que viajó a Grecia en septiembre de 2015 después de que las imágenes televisadas de un niño sirio ahogado, Alan Kurdi, que apareció en una playa turca, lo inspiraran a ayudar.

La familia Kurdi, al igual que otros miles de personas que cruzaron o intentaron cruzar el Egeo, eran refugiados de la guerra en Siria. Muchos, incluidos niños como Alan, siguen muriendo.

“Cambió mi vida”, dijo el Sr. Aldeen, señalando que renunció a sus planes de establecer una pequeña empresa de construcción y en su lugar fundó Team Humanity.

Sus abogados llamaron al caso por motivos políticos. “Creo que la defensa que hemos reunido es bastante fuerte”, dijo el abogado danés del Sr. Aldeen, Christian Dahlager, al diario danés Politiken.

“Pero es obvio que por parte de las autoridades griegas existe un interés colosal en establecer que se trata de trata de personas o de tentativa de trata, ya que disuade a otros de hacer lo mismo”, dijo.

El caso se unió a un número cada vez mayor en Europa que ha puesto a los grupos de rescate de migrantes en el punto de mira legal. Las autoridades italianas han registrado y, en ocasiones, incautado botes de rescate durante el último año, acusándolos de complicidad en el tráfico de seres humanos y la inmigración ilegal.

A principios de este año, las autoridades italianas se incautaron del barco de un grupo español, Proactiva Open Arms, que había recogido a los migrantes en aguas internacionales y los llevó a Italia, en lugar de permitir que los guardacostas libios los llevaran de vuelta al norte de África.

En los últimos meses, la intervención, a menudo rápida, de la Guardia Costera libia cuando los barcos de migrantes se encontraban a la deriva ha complicado el escenario en el mar. Los trabajadores humanitarios han informado de amenazas, incluidos disparos dirigidos contra sus buques.

En el punto álgido de la crisis de los refugiados a finales de 2015 y principios de 2016, miles de solicitantes de asilo llegaban cada día a las islas del Egeo desde Turquía.

Lesbos se llevó la peor parte de esa afluencia, lo que motivó a voluntarios de todo el mundo a visitar la isla en un intento de ayudar a los tensos oficiales de la guardia costera griega. No obstante, las autoridades griegas expresaron ocasionalmente su preocupación por la dificultad de coordinación con los trabajadores voluntarios.

Las llegadas de Turquía han aumentado en las últimas semanas con la mejora del clima de primavera, aunque la afluencia es mucho menor que en el punto álgido de la crisis.

Las autoridades griegas advierten ahora de una nueva crisis potencial en la frontera terrestre del país con Turquía, donde las llegadas se han triplicado en comparación con el año pasado, según el ministro de migración griego, Dimitris Vitsas.