Última hora!
¡God save the queen!

¡God save the queen!

Y al fin salimos de dudas: Escocia sigue siendo parte del Reino Unido. El referéndum que Cameron planteó con psicología inducida una pregunta a todo el país: ¿Quieres que Escocia siga siendo parte del Reino Unido?, en vez de un ¿Quieres que Escocia sea independiente? Y es que un SI en la primera pregunta tiene un componente psicológico más suave que el NO en la segunda. Pero independientemente de la pregunta, el resultado ha sido con 2 millones de votos que Escocia sigue en el Reino Unido frente a los 1,6 millones de votos que han reafirmado la independencia.

Parece que se interpretan estos resultados como un Si a Europa, una manera de frenar la corriente euroescéptica que como vimos en los últimos resultados de las elecciones europeas. En la capital, Edimburgo, fue donde más claramente se reafirmó la unión británica, no así en Glasgow y Dundee. Es decir, las zonas más prosperas o con mayor actividad económica, son las que han votado a favor de permanecer en el Reino Unido.

Pese al resultado, Alex Salmond, líder del movimiento secesionista, ha asumido la derrota y se ha mostrado positivo al alentar a asumir la unión y sobretodo al exigir que los unionistas cumplan lo más rápido posible la trasferencia de las nuevas competencias que le prometieron. Escocia votará por separado en el Parlamento escocés en asuntos fiscales, sobre el gasto y el Estado de bienestar, algo que tuvo que negociar Cameron a última hora pero que también fue concedido a Inglaterra, Gales y el Norte de Irlanda Por su parte Cameron ha apelado a lo importante que este resultado es para la estabilidad no solo en UK, sino en toda Europa. En su discurso ha recordado que este resultado no solo augura un futuro más firme y sólido para la nación británica, sino que alienta la estabilidad socioeconómica en un momento en el que la crisis en Ucrania sigue en pleno apogeo, algo que ha profundizado la desestabilización económica, unido a que había muchos países expectantes de este resultado para tomarlo como precedente secesionista. Es el caso de Francia, Italia, Bélgica y, obviamente, España.

En España hemos recibido la noticia con cierta expectación dado el revuelo por el referéndum que quiere realizar Artur Mas para validar la necesidad de conceder la independencia de Cataluña. Puede que esto le haga retroceder en su afán por llevar a cabo una consulta ilegal acogiéndonos a la Constitución.

Pero, aunque parece que el revuelo secesionista se ha calmado y las aguas han vuelto a su sitio, debemos de hacer una radiografía profunda del hecho. Como bien anunciaban los sondeos, la población menor de 25 años el porcentaje de secesionistas es casi cercano al 100%. Años de guerra latente por la independencia ha dejado mella especialmente en las nuevas generaciones. Con ello quiero resaltar el hecho de que aunque estos resultados hayan serenado los ánimos por un tiempo, la corriente secesionista no es coyuntural, es crónica. Y por mucho que se intenten saciar las ansias con competencias, el punto llegara a lo insostenible en algún momento. Y al igual que en el Reino Unido, veremos como en el resto de países europeos con movimientos secesionistas, que al menos, tomaran Escocia como precedente en exigencia de nuevas competencias. Veremos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*